Tu poesía es muy mala pero eres un buen amigo


La noche que conocí a Leo estaba en un chiringuito tomando unas cervezas. No descubrí que se llamaba Leocadia hasta unos días después. Nos habíamos sentado en aquel mismo chiringuito a tomar café y después cerveza y pipas. Las pipas las comprábamos allí mismo y tirábamos las cascaras en una pequeña bolsa que nos traía el camarero. Una de las veces que quedamos, Leocadia apoyó los pies en la silla que tenía enfrente. Me di cuenta de que tenía las uñas de los pies moradas y le di un sorbo a mi cerveza. Y así hice con cada detalle que ella me dejaba descubrir. Entre detalle y detalle la cerveza se acabó y mi monedero quedó vacío. El primer día que hicimos eso le confesé medio borracho que necesitaba quedar más con ella. Y ella me dijo que solo quería ser mi amiga porque no sabía muy bien si sentía algo por mi.
Aquello se repitió y nos hicimos amigos, al menos eso me aseguró ella. Leo tenía las ideas muy claras y yo no tanto. Ella quería estudiar trabajo social y yo no quería hacer nada. Cuando se enteró de que yo escribía poesía no paró de molestarme hasta que le dejé leer uno de los poemitas que había escrito en mi viejo cuaderno de cuadritos. Le dije que viniera a mi casa cuando no estuvieran mis padres, porque no me gustaba que mis padres conocieran a mis amigos. 
Cuando abrí la puerta me encontré a Leo esperando con los brazos cruzados. Llevaba puesto un vestido de verano con flores estampadas y unas gafas de sol grandes. Me sonreía como si me estuviera gastando una broma. Yo le pregunté que le pasaba y ella me dijo que conocía a mi tío. Después me confirmó que mi tío era el ex de su tía, la protagonista de aquella historia que me había contado sobre un cabrón que había dejado a una pobre mujer sola en el mundo con un niño al que no quería ver. Y que su primo, del que me había hablado tantas veces,era mi primo también. Y así fue como pasamos de ser amigos a ser familia. Teníamos en común a un primo que ella admiraba mucho y del que yo no sabía nada desde que era pequeño.
Pasó la tarde cotilleando mis cosas y a mi me daba igual. Ya había leído dos poemas míos y no me importaba nada. También había sacado unos cuantos cds de una caja y los había estado probando uno por uno hasta dar con el que le gustaba más. Y yo la miraba mientras me fumaba un cigarro, mientras ella leía mi cuaderno y meneaba la cabeza al ritmo de la música. Cuando me quedé sin tabaco le ofrecí comernos un helado de los de palo.
Los cd y los poemas estaban repartidos por la cama y nos sentamos en el suelo de mi habitación a comernos el helado. Ella tenía las gafas sujetándole el pelo y lamía cada gota que se le resbalaba por la mano. Un trozo de helado calló en mi muslo. Ella agachó la cabeza y lamió el trozo de helado que había caído en mi muslo. Y yo sentí la necesidad de besarla pero tragué saliva y miré hacia delante. Ella me miró, sonrió y me dijo: “Tu poesía es muy mala pero eres un buen amigo”.
Cuatro meses después me fui de fin de semana a Monachil para ver a un amigo que tenía plaza de maestro allí. Nos aburríríamos pero pretendíamos beber lo suficiente como para hacer mi estancia amena. La primera noche me despertó una llamada de Leocadia. Me dijo que nuestro primo se había suicidado. No se le entendía muy bien porque no paraba de llorar. Le dije a mi amigo que me iría a ver a Leocadia para estar con ella porque lo necesitaba. El me apoyó y después de darme una ducha fría y dos cafés, conduje de vuelta a casa. Inmediatamente después de llegar busqué a Leo, me había mandado un sms en el que decía que quería dar una vuelta conmigo para despejarse. Cuando la vi le dije que dar una vuelta era lo mejor y que me sentía culpable por no ser capaz de llorar la muerte de mi primo. Ella me dijo que eso era normal porque no lo había visto nunca y se echó a llorar. 
Paramos en la playa y vimos el amanecer. Ella siguió llorando y yo le presté un pañuelo. Recordé lo del helado y la noche que la conocí. Y ella me dijo que le contara algo, que le recitara una de aquellas poesías tan malas.
Los dos nos abrazamos y yo le recité lo que recordé hasta que empezó el nuevo día

Collage creado por Lucilá art & craft

Suscribete a mi lista de correos

* indicates required

25 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias. Creo que este es el primer comentario de este nuevo blog. Te doy el primer abrazo desde la distancia.

      Eliminar
  2. Me ha gustado muchísimo. Con tu permiso voy a hacer un collage sobre el relato y te lo enviaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Buaa!! Que ilusión más grande. Cuando lo reciba lo publicaremos en twitter o algo si te parece. Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias. Estos comentarios le dan a uno mucha fuerza y animo! Un abrazo!

      Eliminar
    2. Muy bien ccrónica.Seguro que tan buena como tus poemas Lu.

      Eliminar
  4. Felicidades por este nuevo blog. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias. Con estos comentarios me espero lo mejor en el futuro.

      Eliminar
  5. Me ha gustado pero me deja con ganas de algo más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias por comentar.
      Creo que eso es bueno para mi porque quiere decir que podría ofrecerte algo más. Espero no defraudarte. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. Ya desde el título me estaba enganchando. Qué fan.
    Me encanta cómo escribes. ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No me merezco tanto. Un abrazo

      Eliminar
  7. Me gustó tu relato, te metes en la historia con mucha facilidad pero me quedé con ganas de más .......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!Estoy desarrollando de forma paralela una novela relacionada con este blog. Espero que algún día puedas leerla. Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Me gustó tu relato, te metes en la historia con mucha facilidad pero me quedé con ganas de más .......

    ResponderEliminar
  9. Caramba! El sentimiento de aquella ilusión que sabes que no pasará a mas... la muestra de lo pequeño que puede ser el mundo y la dos perspectivas de un mismo hecho...ilusion, tristeza, felicidad, realidad... Dejame decirte WOW! Demasiados sentimientos despiertas en tan pequeño relato, muestra de lo mucho que eres como escritor, Eres genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchichichisimas gracias! ;-) Ahora que mas o menos me sale comunicar cosas en estos relatitos te confieso que no sé como saldrá la novela que estoy escribiendo. Ya me dirás en el futuro. :)

      Eliminar
    2. Y no dudes que estarè esperando por leerla!!! 👌🏼

      Eliminar
  10. Esta genial! Me encanta 👏👏 espero la siguiente 😊

    ResponderEliminar