El día que Dayma se marchó


Yo ya había acordado con la india que en el caso de que nos pasara algo a alguno de los dos, siempre estaría el otro para cuidar de Dayma. El problema era que no había contemplado la posibilidad de que la India me dejara. Pero tampoco insinué nunca quedarme con la gata en ese caso, claro. Por eso el día que La india metió en el transportin a Dayma, no puse impedimentos. Calenté agua, la vertí en mi taza con dibujos de pandas y sumergí en ella una bolsita de Té.
Lo peor vino después. Porque mientras miraba como metía a Dayma en el transportin no quise sentir nada. Y creo que no había asimilado todo en ese momento porque el gancho a lo Tyson llegó cuando recapacité sobre lo ocurrido y sobre la cara de nuestra gata. Le había dado una barrita para gatos, una chuchería de las que adoraba, y ni se había inmutado.
Supongo que después, en el coche, habría llorado como cuando se coló en la casa del vecino. Habría gemido como cuando parió aquellos preciosos gatos que estuvimos alimentando noche y día para que salieran adelante porque Dayma no pudo.
Cuando La india se llevó a Dayma dejó en mi un vacío difícil de llenar. 
Porque en realidad la gata nos había unido más en algunos momentos. Porque cada vez que miraba a Dayma podía observar como su aura tenía la esencia de La india. Porque aquella vez que me dijo "Este es el mejor regalo que me has hecho nunca" mientras abrazaba a la gata, su gesto y su sonrisa me proporcionaron uno de los recuerdos más bonitos de mi vida.
Por eso tampoco pude nunca decirle que no se la llevara. Había sido el mejor regalo para ella. Para los dos. Y no podía culparla por no quererme. Por dejarme allí sentado con mi té, mi taza de pandas y aquella extraña sensación parecida a la de querer morirse. Eso sí, morirse de amor.
La noche que Dayma entró en nuestras vidas yo había salido a fumarme un cigarro a la terraza del apartamento. Dentro estaban todos celebrando el cumpleaños de la India; bebían licor de Ronmiel y se inventaban reglas de juegos de mesa. Yo siempre le decía a la India que aquello era una tontería porque nunca recordábamos las reglas pasado un tiempo. Y ella se cabreaba y me decía que sacaba lo peor de ella con aquellos comentarios. 
Pero aquel principio e pelea fue interrumpido por Dayma. Que tenía la libertad de entrar en la casa de cualquiera. Hasta esa noche en la que se coló a través de la fachada del vecino En mi terraza y nada más verme me hizo la croqueta mientras yo le daba una última calada al cigarro. Tal y como me había dicho poco tiempo después nuestra bella veterinaria de origen guineano llamada Niara: "El gato te ha elegido a ti". Y yo a cambio aquella noche le di una lata de atún. Nuestra amistad se cerró mientras ella se relamía y me miraba fijamente. Había sido el comienzo de una larga amistad.
Cuando escuché el portazo del coche dejé de pensar en todo aquello y lloré. Porque encima de que lo estaba pasando mal con la separación de la India, en ese momento tenía que empezar a asimilar que ya no podría acariciar a Dayma por las mañanas, ni me acompañaría por toda la casa cuando estuviéramos solos o me despertaría por la mañana dándome toques con la patita para que le diera de comer. Aquel pequeño espacio de mi corazón en el que había depositado todo el amor que me había dado el animal se estaba llenando de mierda. 
Que extraño y difícil resulta desprenderse de la compañía de un animal al que has querido tanto. Y cuanto dolor se siente al intentar asimilar que él quizá sea feliz pese a todo. Porque para ellos no es lo mismo, porque ellos saben que la vida es más sencilla de lo que parece. No se complican con tonterías ni acumulan frivolidades. Y eso era lo que me había enseñado Dayma sobre los animales y por eso la admiraba tanto.

Suscribete a mi lista de correos

* indicates required

68 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Lucilá por pasarte pro aquí y comentar mis cosas. Me alegra mucho que lo leas y te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias Daniel, te comprendo muy bien, mi Dayma se llamaba Tita y eran muy parecidas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gracias a ti. Eso es que mas o menos explico bien las cosas en mi blog después de todo. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que hermoso, me acerco a mi gato que partio en viaje por el universo. Gracias..

    ResponderEliminar
  4. Estupendo y muy bonito. Gracias por compartirlo amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Cada me levanto dando las gracias por tener a tanta gente apoyando mis cosas. La verdad es que es algo que me emociona.

      Eliminar
  5. Hola, mucha gracias por compartir esta parte de tu vida, llenaste algo en mi y mis recuerdos cuando una lágrima rodó por mi mejilla.
    Mi twitter @gary1524
    Gracias de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Espero que fuera algo bonito aunque melancólico. No quiero contribuir a fomentar la tristeza. La nostalgia es agridulce pero se sobrelleva. Te mando un fuerte abrazo para contrarrestar. Un saludo

      Eliminar
  6. Estupendo y muy bonito. Gracias por compartirlo amigo. Un abrazo. Juanjo Almeida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por dedicar algo de tiempo a leer mis cosas. Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Que boniiiiiito!
    Me he sentido muy identificada con esas emociones que tan bien describes en tu relato. Muy emotivo!seguro que Daima también te echa de menos a su manera.
    Amo a los gatos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Jejeje. Muchas gracias. Mi Dayma está conmigo y quería reflejar un poco lo que me pasaría si se marchara. Te mando un fuerte abrazo y un feliz fin de semana.

      Eliminar
  8. Hola disculpa por leerlo hasta ahora..
    Me ah perecido extraordinario,gracias por compartirlo saludos..un fuerte abrazo.:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acepto que me pidas disculpas Marla Bautista. Para mi es maravilloso que leas este blog incluso con falta de tiempo. Te mando un abrazo.

      Eliminar
  9. Gracias, por este hermoso relato. Tambien, tengo una gatito, que adoro como una persona.
    Creo que el ser humano se engradece ccuando valora, respeta y cuida de los animales, ellos son parte de nuestras vidas.
    Gracias, Daniel, ellos, los mininos son verdaderas compañias: Intelegentes, cariñosos, independientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Que agradable verte por aquí. La verdad es que conectar con los animales nos hace mejores seres humanos. Después de todo nosotros somos como ellos. Te mando un fuerte abrazo y te deseo un feliz fin de semana. A ver que se me ocurre para maltratar vuestras mentes lectores la semana que viene.

      Eliminar
    2. Gracias por responder, tambien para ti un lindo fin de semana. Jamas tus relatos, articulos, comentarios maltrataran nuestras mentes, pues es altamente gratificante leerte por que la poesia enaltece al ser humano, alimentado el alma.
      Yo adoro a los animales y por los felinos tengo una admiracion especial. Me dice una amiga que parec e que en otra vida yo fui un feliz, una gata, jajajaja.

      Eliminar
  10. Mi mascota es una caniche enana, se llama Violeta y es como una hija adoptiva. Muy lindo relato. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar. LE mando desde aquí un abrazo fuerte a Violeta. Y os deseo un feliz fin de semana a las dos. Y muchas chuches para Violeta.

      Eliminar
  11. Te acabó de descubrir, y me quedó por aquí.

    Pásate por mi blog, puro sentimiento.

    algoopasaconmarta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias. Me pasaré por tu blog sin dudarlo. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Es el primer relato que leo tuyo y me gusta..melancólico y triste pero sin rayar en la amargura.Seguire leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias. Me alegra un montón que te haya gustado.

      Eliminar
  13. Y sí, es una jodienda hasta cuando el pinche gato te deja.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario jejeje. Te mando un abrazo fuerte!

      Eliminar
  14. Que relato tan curioso. Me gusto.
    El mejor regalo que uno puede recibir es la lealtad de los animales. Y solo algunos pueden entender eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Me has alegrado el fin de semana. Saludos!

      Eliminar
  15. Excelente relato del fin de dos historias vividas por el protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar mi blog. Me has alegrado el domingo. Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Me encantó tu relato. Melancólico pero hermoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra que te guste. Espero hacer cosas más alegres en un futuro próximo.

      Eliminar
  17. Me encantó tu relato. Melancólico pero hermoso

    ResponderEliminar
  18. Me encanto, aunque he derramado alguna lagrima, me he despedido de varios gatitos maravillosos que me han acompañado a lo largo de mi vida, gracias!!

    ResponderEliminar
  19. Justamente hoy viene esa sensación de nostalgia, recuerdos...y la tristeza que aún se niega a alejarse, reforzada por este relato tan bonito y por el amor que despertaron los gatos de mi, hacia ellos. Precioso, ¡me encantó! Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Está escrito con la fuerza que me da mi sentimiento hacía ellos. Un abrazo!

      Eliminar
  20. Excelente relato, son maravillanos, su cariño y lealtad son incondicional, gracias Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo. ES un placer compartir tantas emociones con tanta gente. ES mágico. Un abrazo!

      Eliminar
  21. Excelente relato, son maravillanos, su cariño y lealtad son incondicional, gracias Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil perdones! No había visto este mensaje. Muchas gracias y saludos!

      Eliminar
  22. Emotivo relato . Me puedo imaginar tu tristeza, todos lo que tenemos una mascota, por una u otra razón cuando ya no conviven con nosotros, dejan un enorme vacio y sensación de soledad en casa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es un placer conectar de esta forma con otras personas. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Gracias por compartir,
    Bonito detalle,, para reflexionar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por pasarte por mi humilde blog. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Acabo de releer y ahora como acabó de adquirir una perrita Pitbull se muy bien de lo que nos cuentas, oh si. Si antes fue para reflexionar, esta ocasión fue para comprobar lo compartido. Gracias a ti!!

      Eliminar
    3. Me alegra que releas esto. Un abrazo y le deseo lo mejor a tu perrita pitbull. Un abrazo!

      Eliminar
  24. Es bonito el relato. Me parece que escribes muy bien. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya. No me esperaba un comentario como este para terminar el día. Uno se va a la cama mas contento con esto. Mil gracias y un abrazo!

      Eliminar
  25. Esto promete,me ha gustado tengo tres gatos así que imagínate

    ResponderEliminar
  26. Muy tierno,yo no tengo animales,por circunstancias, no tengo ni el tiempo, ni el sitio, ni la vida adecuada para poder cuidarlos del modo que se merecen, pero me imagino cuanto cariño se les puede llegar a tener..., eso lo expresas maravillosamente :-)

    ResponderEliminar
  27. Estos relatos merecen estar en un libro.

    ResponderEliminar
  28. ¡Gran relato! Me siento muy identificada ya que mi "Dayma",Noa, nos dejó hace unos meses y su pérdida se nota día tras día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho. Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Precioso.Sentimientos nobles,enhorabuena.Gracias por compartirlo con todos nosotros

      Eliminar
    3. No había visto este comentario! Vaya. Muchas gracias! Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  29. Excelente relato. Lo voy a compartir. Con cita, por supuesto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me ha gustado mucho tu forma de redactar y expresar algo tan sencillo de la forma más bonita.
    Enhorabuena. Me he subscrito por supuesto.
    Te invito a que visites también mi blog: http://mrsramez.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  32. Precioso relato. Me ha encantado tu forma de escribir. Mientras leía, has conseguido que me vengan recuerdos preciosos. Vengo para quedarme. Enhorabuena.

    elcabellodeandrea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  33. Gracias por la sensibilidad... hace mucha falta. Abz fuerte!

    ResponderEliminar