La cama y la razón


La cama había sido para ellos un santuario. El lugar en el que habían ocurrido historias imposibles de olvidar. A Bruno ese pensamiento le derretía por dentro y la primera noche que intentó dormir solo no paraba de repasar las últimas conversaciones que había tenido con ella antes de dormir. Parecía que la india se había olvidado de aquello y en cierto modo le consolaba ese despiste. Sin duda la cama era una de las cosas que más apreciaba de las que había compartido con la India. 
Pero aquella noche no podía dormir. Sentía que la cama le engullía. Su pulso estaba demasiado acelerado y cada uno de los recuerdos que había compartido con ella allí mismo le habían invadido de una manera extenuante. Y estaba cansado de estar cansado. Estaba cansado de tener que esperar a repasar cada una de las cosas que sentía que había hecho mal. 
Se levantó y deambuló por la casa. Estaba en el ecuador de una larga noche. Y no pudo evitar pensar en una solución rápida. Algo que le hiciera cambiar de paisaje pero sin tener que marcharse a otro sitio. Se le ocurrió que podía cambiar la cama. Tenía un colchón individual guardado desde hacía años. Y así fue como se dirigió hacía el trastero. 
Allí estaba aquel colchón que nunca querían tirar, que siempre utilizaban como auxiliar. El que estaba cuando llegaron. Que habían descartado, tal y como le habían descartado a él. Sin saberlo, cuando cogió el colchón del trastero, había recuperado una parte de su vida reemplazándola al mismo tiempo por otra. De eso se trataba la vida, la vida era reemplazar cosas. Remplazarse a uno mismo de vez en cuando. 
Sacó el colchón grande y lo colocó en el pasillo de la casa que daba a las habitaciones. Puso sobre el somier el individual y lo miró durante un rato. Sobraba un montón de madera por los lados. El somier era demasiado grande para el colchón descartado. Y pensó que quizá aquello representaba la relación entre él y la India. Se rindió y se tumbó en la cama. No pudo evitar pensamientos un poco menos ansiosos que si que le venían bien en ese momento. Pero lo más duro sería dormirse sin abrazar a nadie. Sin darle calor a ella. Sin sentir que permanecían juntos, muy pegaditos en las frías y oscuras noches de invierno. Acudiendo el uno hacía el otro. Para hacer el amor a veces. Para intercambiar suspiros y aquella pacífica sensación de haberlo hecho todo en el día. 
No podía engañarse a si mismo de aquella manera. El colchón no era el problema. El problema era dormirse pensando que quizá ella si tendría a alguien al que abrazar. No pudo evitar derramar una lagrima. Y esta vez sí se le cayeron los párpados. No sin antes pensar por unos segundos que había perdido algo más que la cama; quizá la razón.

Suscribete a mi lista de correos

* indicates required

40 comentarios:

  1. Cada vez te superas Dani, me encantó. Un saludo.
    Juanjo Almeida

    ResponderEliminar
  2. Quién no a perdido un poco la razón después de perder a alguien importante... Muy bonito, gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Estaba cansado de estar cansado.
    Bonita frase, muy bueno

    ResponderEliminar
  4. Me enalatece el alma leerte, me encanta. Si, es muy triste esa primera noche sola, despues de una ruptura amorosa. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Por tus comentarios. Por estar ahí. Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartir. "Reemplazarse a uno mismo de vez en cuando." Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por comentar. Sí, jeje Creo que lo pondré en un tweet después. Saludos!

      Eliminar
  7. No había tenido el placer de leer nada tuyo,ahora seguro que me daré vueltas por aquí. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Te agradezco que me dediques tu tiempo y energía.

      Eliminar
  8. No había tenido el placer de leer nada tuyo,ahora seguro que me daré vueltas por aquí. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  9. No es lo mismo perder un novio, un amante (casual), y hasta un marido..., el
    tema es perder "alguien" cuyo espacio se EXTRAÑA en la cama! Me sentí como
    el personaje al leerlo. Me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me gusta cuando la gente se mete dentro de mis personajes. Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar
  10. Como entiendo a Bruno... A veces nos falta algo, a veces nos sobra colchón.

    ResponderEliminar
  11. Buenos días Dani, soy Noa (@Noa1000words)

    Me ha gustado mucho cómo puedes identificar el colchón comparándolo con la India. Me ha parecido un relato muy bonito, gracias.

    Un abrazo,

    Noa

    PD; Ya estoy suscrita para que me mandes todas esas novedades.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por tomarte la molestia de escribirme. Y mil gracias por suscribirte a mi blog. Espero no decepcionar en el futuro. Saludos!
    Por cierto. No sé si están llegando muy bien los mensajes. Me harías un favor si revisaras la carpeta de spam en estos días que mandaré un nuevo relato. Es por asegurarme de que están llegando a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué. Ahora que lo comentas, he revisado mi correo y me había llegado en ''correo no deseado'', por supuesto ya lo he puesto en modo seguro, pero no sé si sucederá igual con las personas futuras que se vayan a suscribir.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por comprobar. Me haces un favor enorme. Lamentablemente croe que le está pasando a una mayoría :( Tendré que dejar un mensaje de advertencia para que lo lean los nuevos suscriptores.

      Eliminar
  13. Excelente Daniel, cada día me gusta más leerte.
    Un abrazo y gracias por compartir tu arte.

    ResponderEliminar
  14. Excelente Daniel, cada día me gusta más leerte.
    Un abrazo y gracias por compartir tu arte.

    ResponderEliminar
  15. Esta hermoso Daniel sentí una conexión realmente con tu relato, te pediría únicamente que sigas escribiendo para poder deleitar mis sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias. Para mi es un placer escribir y no existe una manera mejor de agradecerte el comentario. Te mando un abrazo fuerte!

      Eliminar
  16. Me ha gustado tu relato.Me he quedado con ganas de más.
    Quizá me hubiera gustado un estilo más narrativo y no con frases cortas tipo periodístico, pero un placer leerte.
    @aglezrc65

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dedicarme tu preciado tiempo. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Como siempre un placer leerte, hermoso!!!

    ResponderEliminar
  19. ...esa desesperante y agónica sensación en una cama que no se comparte mas, en la que ha ido quedando grabado innumerables instantes de intimos, apasionados e insustiruibles recuerdos que solo dos cuerpos entregados a sus deseos pueden crear...
    Suspiros incontenibles con cada una de tus lecturas, nuevamente me has dejado soñando :) Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu comentario. Me da fuerzas para seguir adelante con este proyecto.

      Eliminar