Volver a empezar




Cada cierto tiempo, siento que vuelvo a empezar. No sé muy bien como describir este estado, me he acostumbrado demasiado la lucha diaria con el destino, y la vida. Lo he sentido un par de veces en este último año, y no está mal.
Siento que vuelvo a empezar, como si naciera de nuevo. Aunque no recuerdo que pasó cuando nací. Es como si aterrizara lentamente después de haber estado planeando durante un largo periodo de tiempo. Y es curioso, porque dicen que la vida es lo que pasa mientras la planeamos.
Aprecio los momentos de soledad. El silencio está menospreciado. En estos momentos de aterrizaje me doy cuenta de que no es necesario hablar para estar presente. Y a veces parece que necesitamos hablar para saber que estamos acompañados. Y me tranquiliza saber que en esos momentos de paz no necesito compañía para vivir. Siento que solo me hace falta agua y algo de comida para seguir adelante.
Durante el aterrizaje el miedo no tiene cara, ni cuerpo. No hay miedo que valga una vida. No es justo entregarle un solo segundo.
Quiero sentirme así más tiempo. Porque después vienen otras épocas, en las que todo llega como una ola gigante que lo destruye todo a su paso. Y es en esos momentos en los que si que tengo miedo a morir ahogado.
Pero me tranquiliza saber que volver a empezar es solo posible de vez en cuando. Es lo que hay. Y me siento bien por ello.

Suscribete a mi lista de correos

* indicates required

6 comentarios:

  1. Detenerse y meditar, sobre lo que hemos hecho y lo que deseamos, analizar si realmente estamos viviendo o dejamos que la vida se nos pase.
    Solos o con compañia, la vida son ciclos y lo importante es aceptar la condicion en que se esta y sacarle el mejor de los provechos siempre con la mira de alcanzar nuestros sueños.
    Gracias Daniel, muy bellas y sentidas palabras, sigo aplaudiendo tus letras.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Le tengo cariño a tus comentarios. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo me siento muy identificada con lo que has escrito. Siempre se vuelve a empezar porque hasta cuándo y pensàbamos que lo teníamos todo atado, sucede algo que nos demuestra que estaba colgando en el aire.Si una cosa tengo clara a dia de hoy es que uno solo puede controlarse a sí mismo, lo que sucede con los demás es bastante aleatorio. Así qué cada vez uno aprecia más la soledad porque es lo único seguro pero es justo esta sensación la que a su vez nos hace disfrutar la compañía.
    Duele y que te duelan, luego vuela.
    Me gusta mimuc tu manera de escribir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Me ha gustado tu reflexión. Saludos y gracias por pasarte por este humilde rincón. Un abrazo

      Eliminar
  3. Es cierto, el silencio es necesario y hay que darle valor.
    Felicidades y enhorabuena Daniel Lanza.

    ResponderEliminar