Sobre la competición


Soy una persona lenta, en todos los sentidos. Siempre he ido a mi ritmo, tanto en el colegio como en el trabajo. Cuando era pequeño creía que era un defecto, pero con el paso de los años me he dado cuenta de que es una virtud. Alguna vez ha sido duro porque sientes como que no llegas. Por suerte, me he dado cuenta de que el problema es que todo lo demás va demasiado rápido.