Postales desde Prescidia 2


Dicen que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Será que nos olvidamos de vivir y que con el paso de los años nos hacemos un lavado de cerebro para no enfrentarnos a esa dosis de realidad. Incluso uno puede llegar a pensar que es gracioso negar lo único que sabemos con certeza sobre la vida.
Frente a la tienda hay un buzón. Pese a los avances, la gente manda postales. Y estoy seguro de que esas postales contienen mucho de esas personas. Mucha verdad, a veces me gustaría saber que contienen esas postales. Me gustaría saber si las personas que las mandan se sienten atrapadas por sus pasiones. Si han cumplido sus sueños. Si no creen en los sueños. Quizá no sea yo el único que necesita un manual, en estos momentos. Quizá la vida sea para todos igual de difícil, aunque algunos lo disimulen muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario