Salir del fango


Yo al final no creo que tenga que salir de nada. Mas bien he dejado entrar dentro de mi cosas que no deberían estar ahí.
Las he dejado entrar por miedo a enfrentarlas. Por temor a perder. Por no saber muy bien si lo que iba a dejar entrar valía más que lo que iba a perder.
Y al final eso me ha comido por dentro. No es que tenga un alien ni mucho menos. Sino que se que hay alguien que está raspandome por dentro, desgastandome y agrandando mi herida . La que esa misma cosa hizo antes de entrar.
Bueno, no es tan fácil salir del fango. No ocurre de una manera mágica. Eso creía yo, así lo describían en las películas. Para salir del fango hay que tener fuerzas y valor. Mucho valor. Y claro conocerte y quitarse el orgullo de encima. Y darte cuenta de que al final has vivido toda la vida como un cobarde. Y no sé si llegaré a ese punto en el que podré decidir vivir como un valiente.

Comentarios