Llegará un día en el que las palabras dejen de salir


Siempre que retomo la publicación de este blog me pasa algo parecido. Es esa sensación de ver cómo se ha vaciado algo dentro de mí.
Nunca me he aconsejado publicar nada que no hubiese pensado antes. Veréis, no es fácil desentenderse de esa necesidad de escribir porque necesitas soltar lo peor que se te ha pasado por la cabeza.
Cada vez tardó más en reposar. Y tal y como ya comenté una vez, llegará un día en el que las palabras dejen de salir. Espero que sea un día lejano, pero estoy seguro de que llegara un momento en movida , y ha de ser así, en el que ya no haga bailar frases y palabras con el mismo ritmo. Es lamentable.Pero eso se me ha ocurrido hoy cuando había sentido otra vez esa necesidad de sacar lo mejor de mi.

Tranquila


Poco a poco comprenderás los ciclos de la naturaleza. Me atrevo a decir que tus rutinas diarias no te dejarán apreciar su belleza. Porque quizá tú futuro sea más rápido y más precario que nuestro presente.
Tranquila. A mí también me queda mucho por aprender. Y recordar. Por eso, cuando observo como asimilas la oscuridad, te adaptas al medio, o dudas con las sombras, yo recuerdo.
Recuerdo aquellos momentos en los que , un poco más mayor que tú, me dormía con la luz encendida.
Ahora estás aprendido a caminar. Y a la par desarrollas el instinto y el afán de descubrir. No sé cuándo caminaras a través de la oscuridad. Pero deseo con todas mis fuerzas que llegado el momento, te duermas con un beso de buenas noches.