Me duele el corazón de quererte tanto

 La frase me duele el corazón de quererte tanto es una especie de recurso que más de una vez se ha empleado a la literatura. Resulta pues que yo lo escribí en un relato. Y la verdad es que a uno no le puede doler el corazón de esa manera. Si te duele es que te pasa algo; tienes un infarto o algo por el estilo.

El día que me puse a escribir no sabía muy bien como se utilizaban las metáforas. Yo prefiero pensar que escribí esto porque lo sentía. En realidad, si te pones a analizar de manera clínica la frase, no es que tenga mucho sentido. La verdad.

Y bueno, ahí está el relato. La frase en realidad es conocida porque también es el título de una canción de la húngara. La canción empieza así y sigue hablando del amor. Pero la frase forma parte del estribillo. Yo en realidad no he escuchado nunca un disco entero de La húngara, ni sabía que existía. Que curioso saber que has coincidido con una cantante de flamenquito al utilizar recursos poéticos. Hay de todo en la viña del señor.

Escribo esto, como a diario, pensando que en algún momento alguien entrará en mi blog, buscando cosas relacionadas con la húngara, y se encontrará con el diario de un escrito casi desahuciado. Exiliado más bien en los escondrijos de internet. 

Si uno se pone a escribir de esta manera a diario, la creatividad no tiene fin. Te das cuenta cuando fluyen las palabras. Es curioso como en la época más interconectada, un escritor que se ha visto sofocado por las redes sociales, y decidiendo resistir, al final encuentra la libertad en la amplitud que otorga la red. En algún sitio tenía que estar esa libertad que anhelamos todos.

Mientras termino este artículo me pregunto si la persona que ha empezado a leer sobre el amor, sobre el mar de amores, habrá llegado hasta el final. Si la persona que me lee sabe que es tan humano para mí, como para ella, como para la húngara, un dolor en el pecho. Un dulce pesar que todos hemos vivido en algún momento de nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario